martes, 7 de abril de 2015

Catedral de Sibenik

5 septiembre 2014
Nuestro recorrido por la costa de Croacia desde Split hasta Zadar continúa con una nueva parada para poder contemplar la catedral de Sibenik. La ciudad se encuentra a unos 90 kilómetros de cualquiera de las dos ciudades, por lo que es posible hacer una excursión corta desde ambas. Al igual que otras ciudades croatas su centro histórico es muy pequeño y difícilmente accesible con vehículo por lo que no os quedará otro remedio que dejar el coche en alguno de los aparcamientos a la entrada de la villa.

Catedral de Sibenik
Sibenik tiene diversos lugares interesantes y museos, pero su principal punto de interés es su Catedral que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000. Fue construida entre los años 1431 y 1535 y en ella trabajaron varios arquitectos entre los destaca Juraj Dalmatinac. Su estilo mezcla elementos del arte gótico y renacentista, y muestra influencias de la arquitectura del norte de Italia y la Toscana.

Fachada de la catedral de Sibenik
En la fachada de la Catedral destaca un friso en el que están esculpidas 71 cabezas que representan a ciudadanos corrientes de la época. Para la construcción del edificio solamente se utilizó piedra de las canteras de varias islas croatas. Durante nuestra visita se estaban realizando trabajos de restauración en parte de la fachada y en el interior, por lo que no pudimos contemplar bien todos los detalles. El elemento que más destaca es una pila bautismal sujetada por ángeles esculpidos según los planos del arquitecto principal.

Catedral de Sibenik
Detalle del baptisterio de la Catedral de Sibenik
Catedral de Sibenik

Antes de marcharnos subimos por una escalinata empinada desde donde se puede observar la estructura del edificio casi encajonado entre las pequeñas callejuelas de la ciudad. Nos hubiese gustado quedarnos más tiempo en Sibenik para poder contemplar otras iglesias interesantes, pero aún teníamos que llegar a Zadar a la que dedicaríamos la tarde completa. 

domingo, 1 de marzo de 2015

La ciudad croata de Trogir

5 septiembre 2014
Después de unos días relajantes en la isla de Hvar volvimos a Split desde donde continuamos el recorrido por Croacia. Los trasportes públicos son bastante eficaces pero nosotros decidimos alquilar un vehículo tres días para recorrer desde Split hasta Zagreb. Nuestro recorrido para este día comienza en Split para dirigirnos a la pequeña ciudad de Trogir, posteriormente visitamos la catedral de Sibenik y terminamos en Zadar donde nos alojamos una noche. Aunque parezca que son demasiados lugares para una jornada no os asustéis pues los núcleos históricos son muy pequeños y la distancia total no es demasiado larga. 

Trogir
Trogir permanece habitada desde el siglo VII y tuvo gran importancia defensiva durante bastantes siglos. Muchas localidades de la costa Dálmata fueron vendidas a la República de Venecia en el siglo XV, pero la ciudad de Trogir tuvo que ser bombardeada hasta ser sometida. Todavía conserva bastantes edificios históricos muy interesantes de la época veneciana y otros anteriores, por lo que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997. 

Entrada a la ciudad de Trogir
El edificio más interesante de Trogir es la Catedral de San Lorenzo que se encuentra junto al precioso ayuntamiento de la ciudad. La portada de la Catedral es del siglo XIII con añadidos posteriores venecianos. En el interior destaca el baptisterio y varias capillas renacentistas diseñadas por artistas locales de la época. Os recomiendo subir a la torre para poder tener una panorámica de la plaza y de las callejuelas de la ciudad.
Catedral de San Lorenzo

Portada de la Catedral de San Lorenzo- Trogir

Ayuntamiento de Trogir desde el campanario de la Catedral
Después de la visita a la Catedral podéis pasear la ciudad y visitar algún edificio más como el Convento de San Nicolás o la Fortaleza del Camarlengo. Las distancias son muy pequeñas y en una hora se puede ver todo. La fortaleza fue construida en el siglo XV y actualmente es utilizada para eventos culturales. Conserva alguna edificación construida durante la época de ocupación napoleónica y unas murallas casi intactas.
Fortaleza del Camarlengo
Trogir es un buen lugar para hacer una corta excursión desde Split pues se encuentra a unos escasos treinta kilómetros. Lo único que debéis tener en cuenta es que el centro histórico está cerrado al tráfico, por lo que tendréis que dejar el vehículo en alguno de los parkings que se encuentran a la entrada de la ciudad. Nosotros continuamos nuestro recorrido hasta Sibenik que se encuentra a tan solo 50 kilómetros más.