domingo, 28 de junio de 2015

Parque nacional de los lagos de Plitvice

6 septiembre 2014
Debería haber llamado a esta entrada "una visita fallida a los lagos de Plitvice", porque desafortunadamente la climatología se puso totalmente en contra de nosotros y prácticamente no pudimos ver nada. Este Parque Nacional es uno de los espacios naturales más impresionantes de toda Europa y quizás del mundo, por lo que 1979 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por sus espectaculares lagos de color turquesa y sus preciosas cataratas y cascadas.

Parque Nacional de los lagos de Plitvice
La visita al Parque de Plitvice se realiza a través de senderos y puentes de madera que van bordeando los lagos inferiores y superiores. Los circuitos están perfectamente señalizados y se les puede dedicar entre dos a cuatro horas e incluso el doble si tenéis pensado alojaros en algún hotel o camping cercanos. Algunos tramos se realizan en barcos turísticos que atraviesan los lagos y su utilización está incluida en el precio de la entrada. También hay unos trenes eléctricos que comunican diferentes zonas del parque. El parque nacional tiene dos entradas con sus correspondientes parkings y están bastante alejadas entre sí, por lo que deberéis planificar vuestra visita teniendo en cuenta que deberéis entrar y salir por el mismo lugar. Os aconsejo que consultéis la página web del parque para ayudaros a planificar la visita (no está en español) Web del parque nacional

Plitvice

Senderos en el parque nacional de Plitvice
Como ya os he comentado, nuestra visita fue un desastre total porque el día amaneció con un clima muy inestable. Cuando llegamos al parque comenzó una tormenta bastante fuerte que inundó casi todos los caminos e incluso inutilizó varias pasarelas. De hecho nos cobraron solamente la mitad de la entrada pues había zonas que era imposible visitar por el desborde de algunos lagos. Desgraciadamente tuvimos que volvernos al parking en menos de una hora con un sentimiento de frustración bastante grande.

Lagos de Plitvice
El precio de la entrada es bastante caro y varía según la época del año, llegando a unos 25 euros en temporada alta. En la entrada se incluyen los barcos y el uso de los trenes eléctricos interiores que os permitirán desplazaros en los tramos más largos y volver hasta el inicio del recorrido, pero no se incluye el precio del parking exterior. Espero que durante vuestra visita tengáis mejor suerte que nosotros, pues si no os hace buen tiempo no tenéis ninguna posibilidad de resguardaros de la lluvia. Quizás algún día volveremos (y ya sería el tercer intento, pero eso es otro tema).

martes, 19 de mayo de 2015

La ciudad croata de Zadar

5 septiembre 2014
La ciudad de Zadar es una de las joyas de la costa croata que hasta ahora habían pasado más desapercibidas, pero que poco a poco se está convirtiendo en una parada obligatoria en todos los recorridos por el país. Está situada a unos 150 kilómetros de Split y a la misma distancia del Parque Nacional de los lagos de Plitvice, lo que hace que Zadar sea un destino ideal para hacer una parada en los circuitos turísticos. La ciudad tiene un aeropuerto internacional a ocho kilómetros donde llegan aerolíneas convencionales y alguna de bajo coste. También posee un moderno puerto donde hacen parada algunos barcos que realizan cruceros por la costa dálmata. 

Catedral de Santa Anastasia - Zadar
La ciudad de Zadar fue propuesta en el año 2005 para formar parte de la lista de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pero hasta el momento no lo ha conseguido. El casco histórico está situado en una pequeña península de unos 400 metros de ancho por casi un kilómetro de largo, por lo que podréis recorrerlo en muy poco tiempo. 

Iglesia de Zadar
Los principales atractivos de la ciudad son sus restos romanos, la Catedral de Santa Anastasia y varias iglesias entre las que destaca San Donato. Si paseáis tranquilamente os encontraréis con dos columnas que durante la Edad Media sirvieron como "picotas" para encadenar a los delincuentes. Una está situada cerca de la oficina de turismo y la otra junto a la Iglesia de San Donato.

Cafetería junto a una de las "picotas" de la ciudad de Zadar
La iglesia de San Donato es posiblemente la más interesante de Zadar. Fue construida en el siglo IX sobre los restos del foro romano manteniendo parte del pavimento original. El templo tiene forma circular y su interior está prácticamente vacío pues dejó de ser utilizado para el culto religioso. Durante nuestra estancia se estaban realizando diversas actividades culturales en el exterior de la iglesia, por lo que no pudimos dedicar demasiado tiempo a la visita.

Iglesia de San Donato - Zadar

Interior de la iglesia de San Donato - Zadar
Al llegar el atardecer es recomendable acercarse al puerto de Zadar para observar dos instalaciones modernas. Una es el Órgano del Mar consistente en una pequeña escalinata donde se han realizado diversos orificios que con el movimiento de las olas del mar producen sonidos relajantes. Dicen que el "espectáculo" es más interesante cuando se acercan o se alejan los barcos, pero siempre es curioso escucharlo. La otra instalación artística es el Saludo al Sol que consiste en un círculo formado por paneles solares y luces que se iluminan formando diferentes patrones de colores. Como es obvio esta instalación es más espectacular según va anocheciendo, pero hay que reconocer que necesita algo de mantenimiento pues los paneles se están estropeando. 

Saludo al Sol - Zadar

Atardecer en Zadar
Y con esta visita terminamos una larga jornada que comenzó en Split, continuó en Trógir y posteriormente llegó a Sibenik para terminar en Zadar. Aunque parece demasiado apresurado es un recorrido que se puede realizar sin problemas en un día, pues los cascos históricos de estas ciudades son muy pequeños. Nosotros nos alojamos en Zadar para partir al día siguiente hasta el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice donde tuvimos el gran fracaso del viaje. Pero eso es cosa de la siguiente entrada de este blog.