domingo, 4 de diciembre de 2011

Akureyri

10 septiembre 2011
Y llegamos a Akureyri que es conocida como la capital del norte de Islandia. Tan sólo tiene 17.500 habitantes, pero es un importante núcleo de población por sus actividades pesqueras, agrícolas y de industria ligera. La ciudad está bien comunicada con Reykjavík, y tiene un pequeño aeropuerto al que llegan vuelos locales y algunos internacionales.  
Akureyri puede ser la base para realizar algunos circuitos como el llamado "triángulo del norte" (Akureyri, Húsavík, Mývatn), para comenzar una ruta por los fiordos del oeste o para dirigirse a Grímsey que es la única isla de país que está situada en el círculo Polar.

Calles de Akureyri


Casas de Akureyri

A pesar de ser una ciudad muy pequeña tiene bastante actividad. Se pueden encontrar restaurantes de muchos tipos de comida, pubs y cafeterías. A pesar de que los fines de semana hay horarios más reducidos, nosotros encontramos un restaurante japonés especializado en sushi y yakitori.
Es muy sencillo recorrer la ciudad, hay muchas casas pintadas con fuertes colores y una pequeña colina en la que está construida la catedral. La Akureyrikirkja fue construida en 1940 por el mismo arquitecto que diseño la catedral de Reykjavík, pero para mí es menos interesante. Por fuera se asemeja a unos tubos de basalto pero no es tan espectacular como la catedral de la capital. No pudimos conocer el interior porque estaba cerrada durante la tarde del sábado.

Akureyrikirkja

En Aureyri se pueden visitar algunos pequeños museos como el de la aviación, el museo industrial, el memorial a Matthías Jochumsson, algunos edificios históricos donde residían escritores y artistas, e incluso un jardín botánico. Se pueden realizar excursiones a caballo por los alrededores para conocer un pequeño bosque, pero lo mejor es pasear por la ciudad porque tiene cierto encanto.
Cerca del puerto hay un centro cultural que se inauguró en agosto de 2010. El centro Hof tiene una amplia programación de exposiciones y conciertos, y es un edificio interesante para los que os guste la arquitectura contemporánea.

Akureyr

Vistas del fiordo desde Akureyri

Menningarhús Hof - Centro cultural de Akureyri

Hacía una tarde estupenda para tomar café en la terraza de un restaurante. Nos parecía increíble poder tomar algo al aire libre después de los días tan malos que nos había hecho. 
Reiniciamos nuestro recorrido para bordear la costa antes de llegar a nuestro hotel en Varmahlið. Nos dirigimos hacia el norte del fiordo Eyjafjöður para llegar al pequeño pueblo de Ólafsfjödur. Hasta ahora es el lugar más septentrional que he conocido, estábamos a unos 30 kilómetros del Círculo Polar Ártico. Desde aquí, y durante varios días, conoceríamos el desagradable viento islandés. La sensación térmica era de bajo cero a pesar de que estábamos a unos diez grados.

Llegando a Ólafsfjödur

Ólafsfjödur

En el año 2010 se inauguró un tunel para unir Ólafsjödur y Siglufjödur. De este modo se evita tener que recorrer parte de la sinuosa costa del norte. Siglufjödur es un pueblo pesquero de unos 1.300 habitantes. Durante un período fue un importante puerto de pesca del arenque, pero en los años setenta el animal desapareció de la costa quizás por sobreexplotación. El principal atractivo del pueblo es el Síldarminjasafnið que es un museo de la Era del arenque.

Siglufjödur

Hacia Varmahlið

Desde Siglufjödur descendemos la costa hacia Varmahlið. Este pueblo es una parada en un cruce de caminos y no tiene nada de interés, salvo un buen restaurante especializado en cordero. Elegimos alojarnos aquí para poder recorrer con tranquilidad la península de Vatnsnes para intentar ver focas. También era la mejor forma de distribuir los kilómetros entre Mývatn y la península de Snæfellsnes, que de otro modo hubiese sido una paliza.

1 comentario:

  1. Qué lugar tan escandinavo, una preciosidad llena de contrastes.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios